Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La wifi de mi barrio …es particular, cuando llueve se moja como las demás… es particular y diferente y nada tiene que ver con el flamboyán florido que esta plantado en la misma entrada del parque, es por la gente misma que se acomodan cada día para conectarse con el mundo, el pequeño parque de mi barrio ahora es el lugar más importante que existe en esta zona de la cuidad y yo diría que se ha convertido en un centro cultural, porque en Arroyo Naranjo;… ¡no hay más nada!. Hace un tiempo atrás los muchachos se agrupaban en el edificio de la esquina y formaban lo suyo con el conectifai de los pobres; el zapia, la monotonía solo se rompía alguna que otra vez cuando los chamas con su escandalera en la noche sacaban de paso al vecino del segundo piso que calentaba el ambiente llamando a la policía; hoy la esquina está en calma porque los muchachos están están…. ¡pa la wifi!

De paso por la nueva plaza cultural encontraras en la derecha del parque los que se conectan con sus tarjetas nautas como dios manda (ETECSA) y por la izquierda los que se agrupan para conectarse con la tarifa de la señal furtiva del tipo break dance (la que se congela) ideal para para incautos, indisciplinados y olvidadizos; al llegar; unos chamacos que trabajan por cuentapropia te darán la bienvenida con un pregón cauteloso y respetuoso que dice así;….. ¡Puro tengo tarjeta!!, en nuestra wifi la gente siempre da muestra una alta cultura tecnológica, todo el mundo está en silencio conectado con los suyo, en rara excepción algún novato rompegrupo suena en medio del silencio un…. ¿que tú dices?…. ¡aquí hay problema con la conexión!…. ¿cuándo tu vienes?….. ¡Acuérdate del aparatico de los oídos…! la gente se da cuenta que al tipo le paso lo mismo que al violinista frente al león sordo de la selva.

Mi vecina de los bajos que es también vendedora por cuentapropia desde las ocho de la noche en adelante pone un cartel en la ventana que dice... no moleste, estoy… pa la wifi sin darse cuenta que deja sin cigarros y sin planchao a los insistentes vecinos de la cuadra. Ya la china su tiene una cuenta en Facebook y puso en su perfil una foto bien sexi, así que difícilmente vuelva a vender cigarros después de los ocho.

La wifi de mi barrio tiene cuatro bancos por cada cuatro metros cuadrados por eso la conexión se hace instantánea primero con la gente del banco de enfrente y después con la gente del lado de allá y no te puedes extrañar cundo una persona que no conoces se acerca y te dice… mi hija también vive en las vegas.

Quizás dentro de unos meses la internet llegue a las casas del reparto o la tenga en la pantalla de mi móvil, mientras tanto les aseguro que cada domingo en la noche me verán sentado en el banco que está a la derecha del flamboyán de la entrada porque es un gusto estar conectado “desconectando” en la mejor plaza cultural de mi barrio.